Consideraciones para elegir el nombre del dominio

Elegir el nombre del dominio

La elección del nombre de dominio es la primera decisión a la que debe enfrentarse una empresa para ejercer la actividad general o lanzar un producto determinado en Internet.

Extensión del dominio

Los nombres de dominios que tienen más valor tienen son los acabados en “.COM”. El resto de extensiones como “.NET”, “.ORG”, etcétera tienen un valor entre el 15 al 30 por cien inferior a su equivalente en el “.COM”. Este dominio es el más valioso de entre los posibles porque se considera el estándar internacional. Es el único asociado a empresas que es reconocido por todos los usuarios del mundo.

Como dato orientativo hay más dominios registrados con el “.COM” que la suma de los quince que le siguen en el ranking internacional.

La compra de diferentes extensiones de un mismo nombre de dominio es un modo de proteger a la marca frente a una pérdida de protagonismo.

Longitud del dominio en caracteres

La longitud máxima del nombre de dominio es de 63 caracteres y la mínima es de 3 (sin incluir la extensión). Este parámetro es, por lo tanto, algo medible. Dicha longitud implica además el grado de dificultad a la hora de escribirlo, nombrarlo, y por supuesto recordarlo. Por encima de los 10 a 15 caracteres el dominio pierde valor ya cuanto más largo sea, más posibilidades existen para que el usuario se confunda al escribirlo. Además un nombre es más valioso cuanto más corto es ya que generalmente es más fácil de decir, de recordar y de escribir en un navegador.

Número de palabras

El dominio más valioso es el de sólo una palabra. Algunos dominios con dos palabras pueden ser especialmente interesantes para un mercado dado, pero a partir de ahí, pierden valor.

La eñe (ñ) no es válida. Cualquier otro tipo de carácter, incluyendo espacios, subrayados, puntos y comas, no son válidos, tampoco. El dominio, además no puede empezar ni terminar en guión (-) y por lo que respecta al registro no se distingue entre mayúsculas y minúsculas.

Nombres genéricos

Un nombre genérico es simplemente una palabra que representa un producto, profesión o industria sin especificar una marca o empresa concretas. Los nombres genéricos son la mejor elección porque no todos los internautas llegan a un sitio web a través de un buscador tipo Google. Algunos usuarios, cuando buscan algún contenido teclean en su navegador una palabra genérica, este sistema que de hecho es muy empleado, se denomina navegación intuitiva.

Los dominios genéricos son especialmente interesantes además porque sirven para segmentar las visitas y redireccionarlas al sitio web de la empresa.

El empleo de guiones

Un nombre de dominio solo admite los guiones medios “-“, nunca los bajos: “_”. Los guiones son otro elemento que hace difícil de recordar el nombre de un dominio. A efectos de los buscadores y conceptuales un guión es como si se añadiera otra palabra al nombre. La ventaja visual que supone la separación entre letras pierde fuerza argumental frente a la capacidad de recordar las palabras que integran el dominio. Como conclusión, los dominios sin guiones tienen más valor que aquellos que los llevan.

Las abreviaturas

En general las abreviaturas devalúan un nombre de dominio. Ni los usuarios deben estar obligados a recordar la abreviatura que ha escogido el propietario del dominio, ni los motores de los buscadores están programados para identificarlos.

Otros factores

Se debe en cuenta, incluso se mide, cómo de fácil es de pronunciar, recordar y comprender un nombre. En este sentido un dominio difícil de decir de viva voz es poco vendible. Tampoco interesan aquellos en los que pueda haber confusión entre el modo de pronunciarlos y el de escribirlos. También cabe descartar los dominios que no sean cómodos de recordar al poco de leerlos y los que no se comprenden. Cuando el nombre del dominio se entiende a la primera es más fácil de recordar que si el usuario ignora el significado de la palabra o palabras que integran ese nombre de dominio.